Cuando pensamos en un evento especial, es casi imposible no imaginar impactantes vestidos que llaman la atención por sí solos. Del mismo modo, hay una tela que destaca entre las demás por su elegancia, nunca pasa de moda: el tul. No es casualidad que las celebrities continúen apostando por llenar de glamour las galas, entregas de premios y demás celebraciones con infinitas colas de tul en sus diseños.

Por mil y una razones, los vestidos de tul son una opción excelente para acudir a cualquier tipo de fiesta, ceremonia o acontecimiento que requiere dejar el estilo casual.Esto es, atrevernos a salir de nuestra zona de confort con diseños sofisticados. Javier Barrio destaca por su gran manejo con este tejido, consiguiendo crear prendas únicas, elegantes, limitadas y propias de la alta costura, su especialidad.

Origen de un tejido atemporal: el tul

El tul es un tejido ligero con estructura abierta adaptándose al gusto del diseñador. Es una tela de malla, fina y rígida que tiene una apariencia delicada, espumosa y romántica. Como apunte, se teje dando una especie de red. Aunque se asocia con los vestidos de novia, su uso se extrapola a vestidos de noche, de gala o de alfombra roja. Tal es su versatilidad que está disponible en muchos colores, no tiene límites.

El nombre de este tejido especial proviene de la ciudad francesa de Tulle en Lemosín, conocida en el siglo XVIII por la seda y el encaje. Con el paso de los años, el tul alcanzó gran popularidad y se confeccionaron todo tipo de prendas y accesorios como sombreros, velos, guantes, abanicos y, por supuesto, vestidos. En la actualidad, todavía está presente en numerosas tiendas que siguen confiando en las capacidades de este material.

Tipos tejidos para los vestidos de tul

Gracias a que se puede presentar de diferentes formas, el tul facilita la creación de diseños y le da un toque especial dependiendo de lo que necesites en cada momento. En este post te indicamos ejemplos de los tipos de tul que hay: tul liso, suave, sedoso, plumeti, grueso, de seda, brillante, plisado, drapeado, con lentejuelas y con motivos fantasía.

El factor común de todos ellos es que siempre quedan bien y son elegantes por sí mismos. Además, otra de sus particularidades es que puedes llevarlo de forma más discreta o pronunciada. Hay que pensar que a veces lo que buscamos es ir más bien sencillas pero con un toque que suba el outfit y apostar por el tul para conseguirlo será un acierto. Por ejemplo, con este vestido de la marca.

eterna elegancia vestidos de tul javier barrio couture

Si tienes un evento especial este temporada o próximamente y no sabes muy bien por qué estilo optar, valora las posibilidades que ofrece el tul en cualquiera de sus versiones. Irás perfecta a esa fiesta esperada y acorde con el dress code ya que el tul es sinónimo de elegancia, no es probable que se acabe convirtiendo en un tejido obsoleto. Por eso, si te animas a saber más y a probar vestidos de tul, ¡entra en nuestra web!